No hay austeridad, el Presidente de México cambia la salud de los mexicanos por su deporte favorito.

Reconoce Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados trabajo de Tin Otoch
mayo 27, 2019
ATIENDE ULISES MEJÍA HAROSOLICITUDESDE MIGRANTES ZACATECANOS EN AUDIENCIA PÚBLICA ESPECIAL
mayo 27, 2019

Por Jaime Chacón Llanas

Colaborador

Nuestro presidente de la República el Lic. Andrés Manuel López Obrador, se ha caracterizado por la muy mentada “austeridad republicana”. Para que se haga más con menos, pues desde su óptica hay despilfarro de recursos y que esa desviación da como resultado la corrupción.

            La corrupción  es un mal secundario, es decir,  desde mi punto de vista es la terrible desigualdad social, la injusta redistribución de la riqueza que es producida  día a día por la clase trabajadora mexicana, pero es lamentable que sólo un pequeño grupo muy poderoso se apropie del 99% de toda esa riqueza, y eh ahí  la principal causa de la mayoría de los males de este país. El Ejecutivo Federal ve el fenómeno más no la esencia; es decir, según él la corrupción es lo primario y todos los problemas se entiende que emanan de ahí, bajo su lógica, y en ese sentido los graves dilemas de la nación, por ejemplo la inseguridad  (que por cierto día a día aumenta), desempleo, la falta de vivienda y salud. Nosotros afirmamos que el problema primario de México es la pobreza y por tanto la corrupción es una consecuencia de ella.

            Ahora quiero destacar el tema de salud, la grave crisis que estamos viviendo, pues si bien es cierto, el sistema de salud de México era muy deficiente ya y esto se agrava con los graves recortes en el presupuesto que le fue asignado en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2019 que  estimó el gasto destinado a la Secretaría de Salud en 123 mil millones de pesos, 3.2% menos que el año pasado.  Este es un problema por una parte, pero no solamente disminuyó sino que siguiendo la política de “austeridad” la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), congeló los recursos etiquetados pues no habían sido entregados para el sector salud -por un monto alrededor de 2 mil 500 millones de pesos-, perjudicando el desarrollo y funcionamiento de institutos nacionales de salud, hospitales federales y regionales de alta especialidad, hospitales psiquiátricos y centros de atención a las adicciones (De acuerdo a la investigación del periódico www.letraslibres.com.mx) ibíd. ”Al 22 de mayo, suman 24 estados con afectaciones en sus hospitales públicos. No hay médicos ni enfermeras ni personal administrativo suficientes para atender a las miles de personas que esperan por horas para una consulta”.

            Con estos elementos no cabe duda de que en efecto en el país sí se está haciendo una cuarta Des-transformación,  que sin duda lejos de traer progreso trae consecuencias muy graves a la integridad y salud de los mexicanos, y sí consultamos en informe de la inversión en salud de los países que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) el gasto en salud se ubica entre el 5 y 6.4% del PIB, mientras nuestro país gasta el 2.9%, pero aún, se puede concluir bajo esas premisas que el Gobierno de la Cuarta T, salió peor a los que tanto criticó.

            En contraste en la “austeridad republicana” no hay dinero para la salud pero sí para béisbol (pasión del presidente AMLO  por lo que hay que sacrificar todo), toda vez que se hace una gran inversión a este rubro. Veamos: en tan sólo este año el Gobierno invertirá 350 millones de pesos, lo que representa el 44% de lo Hacienda congeló al sistema de Salud, y aunque López Obrador diga que tiene otros datos, a la realidad no puede mentir. Y se ve pues que la austeridad en el béisbol no existe.

            Hace días público la oficina de la presidencia en su cuenta Twiter  sobre la promoción y desarrollo del béisbol en México (PROBEIS), afirmando que tendrán dos sedes regionales de béisbol, con costo aproximadamente de 1 mil millones 57, 328 pesos.

            Después del tsunami morenista  que llevó a Andrés Manuel López Obrador, a la Presidencia de la República y a otros políticos a ocupar la mayoría de puestos en el poder público, nos damos cuenta que no fue por un proyecto distinto sino que el pueblo votó por ellos por el hartazgo de los anteriores partidos gobernantes, así también por la corrupción, la insensibilidad para ver por los graves problemas del país., etc. El pueblo tenía esperanza y sed de justicia, ahora a ocho meses se está desilusionado de la tan esperada “Cuarta Transformación”, pues lejos de llevar desarrollo y progreso a los mexicanos más desprotegidos es lo contrario, y bajo esa conclusión ya quedó claro que la solución a los graves males  como la pobreza no está en manos de las grandes personalidades o partidos políticos sino como la historia lo ha demostrado es el pueblo Unido y consciente quien haga un cambio verdadero.

            Es por ello que ya llegó la hora de que nos unamos como un solo hombre y como solo ideal, por una patria justa, como manifestaba ya el poeta: “Yo sueño con un mundo de luces solamente, en que el hombre trabaje y viva sin llorar; donde el alma se expanda y vibre tiernamente como el ave que canta, como el cielo y el mar. Donde todos los seres tengan pan y vestido; donde todos los niños tengan aula y hogar; donde el alma se eleve como el águila al nido y el espíritu humano pueda libre cantar”…

Follow by Email