La nueva idea de negocio del multimillonario fundador de Uber

Busca Ramírez Cuéllar unión en Morena… con Polevnsky
enero 27, 2020
Polevnsky: “Soy la presidenta en funciones; no quiero perpetuarme en el cargo”
enero 27, 2020

Mientras Uber (UBER) es reconocido a nivel mundial como el proyecto que cambió la cara de la movilidad para siempre, su cofundador, Travis Kalanick, pasó del Olimpo del emprendimiento al paredón de la opinión pública.

En junio de 2017, el creador del concepto detrás de Uber se vio forzado a dejar la dirección general de la empresa debido a una serie de polémicas que hicieron mella en el prestigio de la marca: peleas con conductores, escándalos de acoso sexual al interior de la compañía, así como registros de malos manejos administrativos.

En el lugar de Kalanick fue ungido el muy respetado iraní-americano Dara Khosrowshahim, ex director de Expedia, quien se ha encargado de llevar a Uber a su oferta pública en la Bolsa de Valores de Nueva York (mayo de 2019), y quien ha cumplido con evidentes esfuerzos por hacer olvidar la etapa de Travis en la compañía

Todavía al momento de convertirse en una empresa pública, Kalanick era parte del Consejo Directivo y uno de los accionistas principales de la firma. Sin embargo, a finales del 2019, el emprendedor dio por finalizada su relación con Uber al vender 90% de sus acciones.

Todavía al momento de convertirse en una empresa pública, Kalanick era parte del Consejo Directivo y uno de los accionistas principales de la firma. Sin embargo, a finales del 2019, el emprendedor dio por finalizada su relación con Uber al vender 90% de sus acciones.

Travis Kalanick, cofundador de Uber. Foto: Reuters

“Con la empresa pública, parece el momento adecuado para concentrarme en mis nuevos proyectos y actividades filantrópicas”, dijo Kalanick, quien no fue invitado a dar la campanada de salida de la empresa en la Bolsa de Valores.

De acuerdo con diversos medios, esta conversión por las acciones del cofundador ronda los 2 mil 500 millones de dólares: soportar el destierro de su propio imperio tuvo una recompensa que hace perfectamente entendible el abrupto final.

Desde mayo pasado, las acciones de Uber se han visto disminuidas en 30% de su valor, debido a los problemas legales que ha enfrentado en diferentes ciudades y a la creciente oferta tecnológica de transporte por aplicaciones.

Si bien Kalanick fue separado de su cargo antes de tiempo, lo cierto es que hoy es él quien se adelanta a la decadencia anunciada de la compañía.

Pero ¿en qué consisten esos nuevos proyectos de los que habló Kalanick en su despedida?

De 10100 A Cloud Kitchens

En marzo de 2018, apenas 9 meses después de ser separado de su cargo en Uber, Kalanick se convirtió en CEO de una nueva compañía: City Storage Systems (CSS), una empresa de la cual compró una participación mayoritaria por 150 millones de dólares.

Cabe destacar que CSS fue la primera apuesta de 10100, el fondo de inversión encabezado por Kalanick que busca generar nuevos negocios disruptores en diversos sectores.

La apuesta del connotado emprendedor no se visualizaría hasta meses después. CSS se encarga de adquirir activos inmobiliarios en desuso (desde bodegas hasta naves industriales), pero hoy el giro que pretende Kalanick sería un nuevo parteaguas de una industria que mueve tanto o más dinero que el transporte: la comida.

Los espacios inmobiliarios que ha empezado a coleccionar CSS sirven en muchos casos como sedes de CloudKitchens, la nueva startup de Kalanick.

CloudKitchens es la precursora de las llamadas “cocinas fantasma” y funciona de la siguiente forma: a través de City Storage Systems se adquieren espacios inmobiliarios, los cuales se reacondicionan como cocinas. Estas cocinas son ocupadas (rentadas) por restaurantes, que normalmente ya tienen una sede física y abierta al público.

Follow by Email